¡VIVA LOS NOVIOS! 
Enhorabuena por este gran paso que vais a dar. Es un antes y un después en vuestras vidas y por eso estáis aquí: queréis que ese día tan especial para vosotros quede inmortalizado, que vuestra historia quede grabada para el recuerdo, para toda la vida.
Si "una imagen vale más que mil palabras"... ¡imagínate lo que vale un vídeo!

WHITE PENGUIN surge como fruto de una colaboración entre dos bilbaínos que nos conocimos trabajando en la "Ciudad de las Estrellas", Los Ángeles.
Es durante esta época en la que nos vemos atraídos por la creatividad en el sector de bodas en USA y cómo podíamos exportar muchos de esas herramientas a un sector todavía poco maduro en España. 
En cada historia exploramos nuevas técnicas, y perseguimos encontrar el lenguaje que mejor se adapte a la pareja protagonista. Nuestro objetivo principal es captar la esencia de todo ese día que con tanto mimo se ha preparado.
CÓMO TRABAJAMOS EN WHITE PENGUIN
Desde nuestra primera boda siempre hemos tenido algo muy claro y es que lo más importante en esta historia sois vosotros. Sin las parejas que confían en nosotros, esto no funciona. Por eso en cada historia nuestro objetivo es dar lo mejor de nosotros mismos, de principio a fin.

ANTES DEL GRAN DÍA:
Lo primero de todo es conoceros. 
Queremos que nos contéis como os conocisteis, vuestras aficiones, vuestros gustos, vuestros planes de futuro, etc. Para ello nos gusta ponernos de acuerdo con vosotros para quedar y tomar una cerveza. También intentamos quedar unas semanas antes de la boda para poder ir cerrando los pequeños detalles: los ramos, el photocall y otras momentos sorpresa ¡de esa manera estaremos prevenidos!

EL GRAN DÍA:
Durante este día nos gusta estar en todos lados, pero no encima de la pareja. Nos encanta recoger las imágenes más mágicas del día, pero nuestro objetivo es ser lo menos intrusivo posible.

Escena primera, el vestido y el chaqué:
Nos acercamos a casa de la novia para poder grabar el ajetreo de la familia. Nos gusta ver el proceso de transformación de la novia, el antes, el durante y el después. Mientras estamos en casa de la novia uno de los dos cámaras se "fuga" a casa del novio para seguir con esta primera escena, que aunque parezca poco importante "Los primeros minutos de cada película son clave".
Escena segunda, la ceremonia:
En este momento para nosotros hay algo clave, el respeto. Ya sea una boda civil o religiosa el respeto hacia los novios y el enlace matrimonial es primordial. 
A petición de los novios podemos grabar los discursos completos, homilías, lecturas, cantos... Son partes que os las podemos entregar a parte del vídeo final e incluso utilizamos partes en el mismo para poder conducir la historia.
Escena tercera, la celebración:
Aquí ya os toca celebrar pero no sin antes dejarnos unos minutos a solas con vosotros. Durante el cóctel y junto a los fotógrafos nos iremos a algún lugar apartado para tomar vuestras primeras imágenes como matrimonio. No durará mucho pero son, con diferencia, las más bonitas y las que más vais a valorar.
Después del cóctel grabamos brevemente vuestra entrada triunfal en el comedor y nos retiramos para que disfrutéis de vuestra gente sin cámaras de por medio. Eso sí, a la hora del postre ¡Volvemos! para quedarnos. Postre, copas y fiesta. 

DESPUÉS DEL GRAN DÍA:
Mientras disfrutáis de vuestra luna de miel nosotros nos metemos de lleno en  el montaje del vídeo. Seleccionamos los momentos más relevantes y emotivos para construir la historia. Y si todo va bien para vuestra vuelta de la luna de miel ya dispondréis del trailer de la boda para que podáis compartir con todos vuestros familiares y amigos. El vídeo largo se demorará unas cuantas semanas más, pero sólo porque queremos asegurarnos de que todo encaje en su sitio.

¡VIVA LOS NOVIOS! 
Back to Top